La Ronda #4: de la cultura cervecera

En La Ronda anterior Manzapivo se lanzó a proponer un tema tremendamente interesante para este mes. Su pregunta era la siguiente: ¿Cómo construir, consolidar y mantener una verdadera cultura cervecera?. La pregunta se enmarca dentro de la escasa tradición cervecera de su país, Colombia. Precisamente porque el conjunto de blogueros cerveciles hispanos es multinacional (y además tenemos la suerte de contar con la participación ocasional desde el R.U. de Boak&Bayley), en esta edición de la Ronda tenemos la oportunidad de dar respuesta desde enfoques y realidades bien distintas. Y a ver qué sale.

No daré yo la vara con la escasa tradición cervecera española. Es algo de lo que ya se ha hablado bastante y que aburrirá a los visitantes foráneos. Pero quizá la primera duda que surge cuando se analiza el caso de países donde la cerveza no tiene una consideración social elevada es si deberíamos resignarnos a que esto fuera así. Por supuesto, mis lectores posiblemente no estarán de acuerdo, pero hay que tener en cuenta que no tengo tantos lectores.


La idea de que España, o Colombia, o cualquier país país con baja cultura cervecera deba resignarse a su destino se suele apoyar en cuestiones históricas (ausencia de tradición efectiva), cuando no en geográficas y climatológicas. A menudo van unidas: el clima español es más propicio para el cultivo de la vid y esto convierte al vino en centro cultural de las bebidas fermentadas, convirtiéndose en parte esencial de nuestras costumbres.

Es necesario desmontar estos argumentos, aún aburriendo a los cerveceros lectores del blog con cosas que ya saben. En todo el mundo se fabrica cerveza y muy posiblemente antes que el vino, de un tipo u otra. La definición de cerveza es realmente amplia: bebidas muy distintas fermentadas a partir cereales y variedades de los mismos se pueden acoger a su nombre. Y en nuestra época más aún, modernas técnicas de irrigación, cultivo o incluso modificación genética permiten la plantación de variedades de cebada y lúpulo sobre cualquier terreno cultivable. La situación geográfica deja de ser una excusa, aunque quizá en algún tiempo lo pudiera ser.

En cuanto a la tradición acumulada, nada impide que ésta se desarrolle en otro sentido de cara al futuro. Incluso aunque el vino ocupe una posición privilegiada, no hay nada que prohíba que la cerveza alcance su misma consideración social en una coexistencia pacífica. Hay que notar que la cerveza ya se bebe efectivamente en casi todos los países: el reto que se propone no es tan hercúleo como parece. Consiste tan sólo en variar la imagen que se tiene de esta bebida. Se trata de convertirla en acompañamiento de cocina, de meterla en cestas de Navidad, regalos de empresa, menús de restaurantes...

Yo tengo muy claro a quién corresponde la mayor parte de esta tarea. Y mi opinión es que a los fabricantes de cerveza. No estoy de acuerdo en que el fabricante vende lo que el consumidor más desea porque se trata de un argumento absurdo, indistinguible de la gente compra lo que el fabricante vende. El consumidor, desde el activismo cervecero (llámele beervangelism) debe seleccionar con criterio, promover, organizarse y exigir calidad cada vez que paga, pero nada más. Corresponde al fabricante cuidar la excelencia de su producto, la promoción, la mejora continua. Y si no lo hace, que se atenga a la decisión del consumidor.

Se me dirá que los directivos de las grandes multinacionales no distinguen fabricar y vender cerveza de fabricar y vender zapatos. Es cierto. Lo cual no quita que, si la calidad de los zapatos nacionales es inferior a la que puedo encontrar en un chino, yo acabe comprando los zapatos a otra empresa: esto aumenta la calidad de los zapatos que se llevan en España, pero en nada beneficia a las zapateras españolas. Vengo de comprar cervezas con mis amigos (de cacería, que digo): nos hemos gastado unos 50 euros en cervezas, ninguna nacional.

Me doy cuenta en este punto que aquí se pueden mezclar dos cosas. Por un lado la cultura cervecera, entendida ésta como el conocimiento y consideración de la cerveza en general. Por otro lado la cultura y calidad de la cerveza elaborada en un país. Mi idea es que a la larga ambas terminan siempre por confluir, incluso siguiendo las leyes del mercado. Dudo mucho que a Mahou le guste la compra que he realizado hoy yo, sencillamente1.

Yo no veo más solución a la difusión de la cultura cervecera que aumentar la calidad de la cerveza. Todo lo demás viene luego: el gusto por la bebida, las asociaciones, los clubs de cata, los bares especializados, los blogs y el beervangelism. Nada de eso existiría si no existieran personas que desde microcervecerías y empresas no apostaran por elaborar buena cerveza.

Y ya por último una breve exhortación. Los consumidores no somos responsables de la baja calidad de cerveza que se consume en nuestro país. Pero sí que lo seremos si, incapaces de beber cerveza de calidad por ningún medio, obligados a tomar lo que venden fabricantes de zapatos, no nos rebelamos y montamos nuestra propia cervecería.

1 Obviando que muchas de estas cerveceras son distribuidoras de las extranjeras, claro.
2 Últimamente estoy leyendo un montón de textos legales: ¿se nota?

Posts relacionados

La crisis de los 100 posts

Pues sí amigos, quién lo diría. Acabo dellegar a los 100 posts, suficiente para que este blog caiga en la temida crisis. Contagiada por el entorno deficitario español, supongo. El caso es que no hice ninguna fiesta cuando cumplí un año a los mandos de esta bitácora. 100 posts es un buen momento para hacer una pausa en el camino y reflexionar un poco.

Sé que hay bitácoras capaces de alcanzar los 100 posts en un mes o poco más. No es mi caso. Cada escrito que envío para su publicación cuenta con al menos 1000 palabras (como poco). Alguno ha llegado a las 2000. Pensado de otra forma, ya les he deleitado con mi prosa a través de más de 100000 cápsulas. Que sólo un par de personas habrán tragado en su totalidad. Angelitos.


Cuando empecé con este blog trabajaba a media jornada, cuatro horas al día, había terminado una carrera y tenía mucho tiempo libre. Hoy trabajo a jornada completa, curso un máster de postgrado y pretendo seguir estudiando japonés y si acaso unas oposiciones. Razones de sobra para declarar una tregua.

Me cuesta bastante escribir cada post. Bastante es dos días por escrito, especialmente los de japonés e informática, en los que tardo tres días. 100 posts parece poco, pero he mantenido una serie de unos 6 posts al mes. A dos días por post esto hacen 12 días y si añadimos el tiempo que dedico a mejorar y pensar en el diseño del blog (que no es poco), encuentro que un día de cada dos se lo estoy dedicando al blog. Y eso sin contar que ya se cumplen bastantes meses desde que empecé a escribir en Curioso Pero Cine.

La media de 6 posts al mes no es casual. Me he esforzado siempre por mantenerla y he intentado hacerlo de forma original, renunciando al Copy&Paste y a ser vocero de la wikipedia. Pero llega un punto en que casi este ritmo auto-impuesto se parece demasiado a una obligación. Y ya estoy cansado.

Estoy también muy contento de lo logrado, especialmente en el territorio cervecero, hacia donde dirigí el timón a principios de este año. He tenido la suerte de compartir ideas y conocimientos con blogueros del resto del mundo en torno a mi bebida favorita. Ya conocí a uno de ellos y si la quedada cervecera que se ha puesto en marcha llega a buen puerto espero conocer a muchos más. Es todo un placer aprender de quienes más saben. Que son todos, al menos en algún aspecto.

Menos suerte he tenido con los posts de Japonés e Informática, que están más abandonados últimamente. Espero que mi descanso al blog les insufle un poco de vida y pueda generar escritos de calidad en torno a ellos. Aunque parezca mentira, algunos de estos posts tienen bastante éxito y son muy accedidos (he tenido que impedir que este blog sea accedido por robots de búsqueda de imágenes, ya que hotlinkean los gráficos que dibujo para los posts de informática).

En fin, que a partir de ahora me eximo de la responsabilidad de escribir 6 posts al mes. Algunas veces serán 6, otras 2 y otras 5. Pero sin presionarme. Por supuesto, me seguirán viendo en La Rondas, como no.

Algunas curiosidades y mi entrada preferida

El top-ten los posts más visitados en general -búsquedas en Google- sería (sin orden):
Ingredientes de la cerveza.
Historia de la cerveza en Japón.
Fabricación de Lambic.
Codificación de datos (y me robaban la imagen!).
Códigos correctores de errores (también me suelen robar la imagen).
El problema de los generales bizantinos (del que estoy muy orgulloso).
El himno gitano.
La escritura oriental japonesa.
Las onomatopeyas japonesas.
Los colores en japonés.

Una vez hice la prueba de nombrar un post con el sugerente El cuerpo de las japonesas. Y apareció un visitante al blog procedente de una búsqueda google del mismo título... desde la página 23. Y digo yo ¿habría visitado todas las entradas anteriores?. Otra tarde, vaya usted a saber a causa de qué trabajo o gymkana, en espacio de dos horas aparecieron 30 o 40 visitantes a ese mismo post con la búsqueda aproximada de cara en japonés.

No sólo buscan porno los que vienen a mi blog, no. Búsquedas raras que terminan en aquí siempre hay unas cuantas. Las hay que parecen que necesitan ayuda. Por ejemplo:
beber 8 cervezas al dia es mucho
porque trato mal a mi pareja cuando tomo cerveza.
Lamento no encontrar nada en mi blog que les ayude a resolver tales enigmas.

Mi historia de los SO también es de los posts más consultados y sospecho que estará presente en unos cuantos trabajos escolares. Así como la historia de la cerveza: una vez escuché a un grupo de universitarios alardear de haber copiado de Internet un trabajo sobre la cerveza. Si no me copiaron a mi, copiarían a cualquier otro.

Si sólo me tuviera que quedar con un post de todos los que he escrito no sería ninguno de los citados. Estoy orgulloso de muchos, sin ir más lejos el anterior donde explico una forma de añadir subetiquetas en Blogger, algo que, hasta donde sé, no se le había ocurrido a nadie. Pero yo me quedo con otro post de Informática: El Nilo, Internet y los Fractales, donde por un momento he creído acercarme a la calidad de mi blog preferido: Historias de la Ciencia.

Tengo motivos para estar contento del trabajo realizado. Y más que lo estaré. Tardaré un tiempo, pero espero verles de nuevo cuando llegue a los 200.

Ya saben, tienen una cita conmigo, no me fallen.

Imagen del pastel (CC con permiso de obra derivada).

Golden Ale x 5





Mi interpretación de una Golden Ale se inclina hacia una cerveza liviana, refrescante y con buena presencia de lúpulo en el sabor y aroma, pero sin llegar a ser muy amarga.
A lo largo de los últimos 4 años fuí desarrollando pequeñas variaciones sobre la misma idea, algunas por necesidad de cambiar el lúpulo de aroma(inicialmente usaba Saaz, al no conseguirlo mas pasé al Hallertauer y cuando tampoco estuvo disponible éste me incliné por el Spalt), otras veces los pequeños cambios fueron para experimentar sobre la misma idea y, o bien decidirme por una de las recetas, o bien tener dos variantes de un mismo estilo. Ésto último se ve en las versiones 4 y 5 donde agregué algunas otras maltas obteniendo un sabor a malta algo mas marcado y un poco mas de cuerpo, también un dorado ligeramente mas intenso (es la cerveza de las fotos) frente al dorado pálido de las versiones 1, 2 y 3.
En todos los casos los parámetros y el proceso de elaboración son idénticos:
OG: 12°P (1048)
Ibu´s: 25 (una adición al '60, otra al '15 y otra al '5)
Mash: infusión simple a 65°C
Fermentación a 17°C (*)
Maduración 1 mes a 4°C
Carbonatación (en los casos de embotellado) 7 grs de azúcar de maíz por litro.
Versión 1:
Malta 100% Pilsen
Lúpulos: Cascade, Saaz, Saaz
Versión 2:
Malta 100% Pilsen
Lúpulos: Cascade, Hallertauer, Hallertauer
Versión 3:
Malta 100% Pilsen
Lúpulos: Mapuche, Spalt, Spalt
Versión 4:
Maltas: Pilsen 79%, Munich 10%, Carapils 6%, Melanoidina 5%
Lúpulos: Magnum, Hallertauer, Hallertauer
Versión 5:
Maltas: Pilsen 79%, Munich 10%, Carapils 6%, Melanoidina 5%
Lúpulos: Magnum, Spalt, Spalt
En todas las versiones las levaduras elegidas fueron la Saf S-04 y S-05, dando niveles de atenuación casi idénticos y perfiles aromáticos muy neutros y con ésteres frutados presentes pero no muy marcados. Quizás se podría decir que la 05 deja una cerveza algo mas 'delicada'
(*) Cuando se elige la 04 es conveniente antes de la maduración en frío mantenerla 2 días a T° de fermentación o inclusive ´1 o 2°C por arriba de la misma, ya que es una cepa muy floculante y produce niveles de diacetyl que no son muy bienvenidos en éste estilo.
También en todas las versiones experimenté con Dry Hopping en mitad del batch, siempre con el mismo lúpulo usado en la cocción y a razón de 1,5 grs/litro, siendo el Spalt el que me dió resultados mas satisfactorios, haciendo una cerveza muy floral, herbácea y refrescante.
Creo que si tuviese que elegir una sola de las recetas me inclinaría por la versión 3 con Dry Hopping.

Crear subetiquetas en Blogger

Que Blogger no es especialmente flexible a la hora de personalizar el blog es bien conocido. Lo sabrá cualquiera que haya intentado juguetear un poco con el template. Wordpress ofrece muchas más características, además de plugins de terceros que se pueden integrar fácilmente (supongo) para personalizar el blog. Yo ya me he peleado unas cuantas veces con mi plantilla cuando he querido hacer algunas cosas un poco especiales: ensanchar el blog, introducir el Seguir leyendo, definir entradillas personalizadas, y más recientemente pasar del tamaño fijo y ajustar la anchura del blog al tamaño de la pantalla.

Una cosa que siempre he deseado hacer era utilizar subetiquetas. Es decir: refinar un conjunto de posts (los de la etiqueta Cerveza en este caso) con otras etiquetas. Esto es bastante útil para clasificar los post en la barra lateral, al menos en un blog como el mío. Los gestores de blogs no entienden de subetiquetas y todas las etiquetas tienen la misma jerarquía. Así que el tema consiste en conseguir que en la barra lateral aparezcan, alineadas en forma de árbol, las etiquetas y subetiquetas que yo desee. Encontré un método muy cómodo y personalizable, pero que incluía bastante Javascript (además de tener otros inconvenientes). Yo lo quería sin librerías de funciones ni muchas imágenes ni nada de eso. Finalmente se me ocurrieron dos soluciones de aficionado (que funcionan).


La solución con falsas etiquetas

El problema con Blogger es que no soporta las consultas del tipo: muéstrame todos los posts con la etiqueta 'Cerveza' AND 'Historia'. No le da la gana1. Porque Wordpress sí que lo hace y para muestra, http://curiosoperoinutil.com/category/ciencia/fisica/. Podéis ver que el blog Curioso pero Inútil tiene en la barra, bajo la categoría Ciencia muchas subetiquetas, como por ejemplo Física.

Por otro lado Blogger sí que soporta la búsqueda de cadenas de texto. Así que mi primera solución fue de pillo: emplearía falsas etiquetas con palabras clave, ocultas en cada post que quisiera clasificar bajo la etiqueta de 'Cerveza'. Por ejemplo, en cada post que fuera de Historia de la Cerveza gastaría la palabra oculta cervhistoria. Para ocultarla, basta cambiar la propiedad de estilo display.

Es decir, escribo, al final de cada post de Cerveza con la 'subetiqueta' Historia <span style="display:none;>cervhistoria</span>.

Una vez hecho esto podemos consultar todos los posts con la palabra cervhistoria con la consulta http://civada.blogspot.com/search?q=cervhistoria2.

Y ahora sólo tengo que editar el template del blog para cambiar la barra lateral. A los elementos especiales del blog que están en la barra lateral se les llama widgets. Hay un widget específico para las etiquetas. En él se recorren todos los nombres de etiquetas de tu blog que Blogger almacena (alfabéticamente) y se muestran como una lista html. Sólo tenemos que 'buscar' la etiqueta deseada (Cerveza) y entonces iniciar una sublista html. En ella añadiremos los enlaces a las búsquedas de palabras ocultas. (el añadido está en rojo)

Buscamos el widget en el template y hacemos esto (alguien que haya hecho algo de informática lo entenderá enseguida):
<b:widget id='Label1' locked='false' title='Etiquetas' type='Label'>
<b:includable id='main'>
<b:if cond='data:title'>
<H2><data:title/></H2> <!-- Esto es la palabra 'Etiquetas' -->
</b:if>
<DIV class='widget-content'>
 <UL> <!-- Aquí empieza la lista principal -->
  <b:loop values='data:labels' var='label'>
  <LI>
   <b:if cond='data:blog.url == data:label.url'>
   <SPAN expr:dir='data:blog.languageDirection'>
    <data:label.name/>
   </SPAN>
   </b:if>
   <b:else/>
    <A expr:dir='data:blog.languageDirection' expr:href='data:label.url'><data:label.name/></A>
   </b:if>
   <SPAN dir='ltr'>(<data:label.count/>)</SPAN> <!-- Número de posts con la etiqueta -->
   <b:if cond='data:label.name == "Cerveza"'> <!-- Aquí empieza lo bueno -->
    <UL style='margin-top:5px;'>
    <LI><A href='http://nombredelblog.blogspot.com/search?q=cervhistoria'>Historia</A></LI>
    <LI><A href='http://nombredelblog.blogspot.com/search?q=cervestilos'>Estilos</A></LI>
    </UL> <!-- Fin de la sublista -->
   </b:if>

  </LI> <!-- Fin de la entrada de Cerveza -->
  </b:loop> <!-- Fin del bucle -->
 </UL> <!-- Fin de la lista de entradas -->
<b:include name='quickedit'/>
</DIV>
</b:includable>
</b:widget> <!-- Sanseacabó el widget -->

Y funciona. Veamos las ventajas de este método.
  • Es relativamente sencillo.
  • No hay que trastear mucho el template. Aunque por cada nueva 'subetiqueta' virtual tendremos que añadir una linea nueva, claro.
  • Es una idea cojonuda
Pero veamos las desventajas
  • No son etiquetas de verdad. Nadie se podrá suscribir a los posts de Historia de la Cerveza. Lástima por los historiadores maltasianos. Tampoco tenemos cuenta de posts subetiquetados. Lástima por los amantes de las estadísticas
  • 'Etiquetar' muchos posts antiguos con las nuevas palabras ocultas es un rollo.
  • El día que a Blogger le de por añadir esta característica tendremos que etiquetar de nuevo y desmontar la paraeta.
Así que mirando el template di con una solución más bestia y menos elegante, pero con etiquetas de verdad.

La solución a lo bruto

Es muy sencilla: consiste en NO añadir a la lista principal las subetiquetas Y AÑADIRLAS expresamente bajo la etiqueta principal. Para eso gastaremos dos millones de expresiones condicionales. ¿Por qué?. Porque, que yo sepa, Blogger no entiende expresiones condicionales compuestas. Supongamos que tenemos tres subcategorías bajo Cerveza que son Historia, Estilos y Ronda.

La cosa es (atentos, amantes del pseudo-código)
PARA todas_las_etiquetas HACER
SI nombre_de_etiqueta NO_ES Historia NI Estilos NI Ronda ENTONCES
 (abrimos lista)
 ...Código del widget...
 SI nombre_de_etiqueta ES Cerveza ENTONCES
   PARA todas_las_etiquetas HACER
   (empezamos sublista)
   SI nombre_de_etiqueta ES Historia O Estilos O Ronda
     Añadimos enlace a la etiqueta como el resto.
   (cerramos sublista)
 (cerramos lista)
 PUES_YASTA


El único problema es que en Blogger (QUE YO SEPA) no se puede poner ni NI ni O. Lo cual es triste para la programación. Porque hay que añadir un mogollón de código. Algo así:
<div class='widget-content'>
<ul> <!-- Inicio de la lista -->
<b:loop values='data:labels' var='label'>
 <b:if cond='data:label.name != "Estilos" '>
 <b:if cond='data:label.name != "Historia" '>

 <li>
  <b:if cond='data:blog.url == data:label.url'>
   <span expr:dir='data:blog.languageDirection'>
   <data:label.name/>
   </span>
  <b:else/>
   <a expr:dir='data:blog.languageDirection' expr:href='data:label.url'>
   <data:label.name/>
   </a>
  </b:if>
  <span dir='ltr'>(<data:label.count/>)</span>
 </li>
 </b:if></b:if> <!-- Tantos cierres como subetiquetas que no han de estar -->
 <b:if cond='data:label.name == "Cerveza"'>
  <ul style='margin-top:5px;'> <!-- Inicio la sublista -->
  <b:loop values='data:labels' var='label'>
   <b:if cond='data:label.name == "Estilos" '>
    <li>
     <b:if cond='data:blog.url == data:label.url'>
      <span expr:dir='data:blog.languageDirection'>
      <data:label.name/>
      </span>
     <b:else/>
      <a expr:dir='data:blog.languageDirection' expr:href='data:label.url'>
      <data:label.name/>
      </a>
     </b:if>
     <span dir='ltr'>(<data:label.count/>)</span>
    </li>
   <b:else/>
   <b:if cond='data:label.name == "Historia" '>
    <li>
     <b:if cond='data:blog.url == data:label.url'>
      <span expr:dir='data:blog.languageDirection'>
      <data:label.name/>
      </span>
     <b:else/>
      <a expr:dir='data:blog.languageDirection' expr:href='data:label.url'>
      <data:label.name/>
      </a>
     </b:if>
     <span dir='ltr'>(<data:label.count/>)</span>
    </li>
   </b:if></b:if> <!-- Tantos cierres como subetiquetas -->
  </b:loop>
  </ul> <!-- Fin de la sublista -->
 </b:if> <!-- Si era cerveza -->

 </b:loop>
</ul> <!-- Fin de la lista -->


Y no queda nada elegante, pero funciona, y funciona bien, como pueden ver en la barra de al lado. Pasemos pues a la enumeración de pros y contras (esta vez en orden inverso).

Contras de esta solución:
  • Es un peñazo para el template, sobretodo si un desea emplear muchas subetiquetas. Hay que tocar mucho código.
  • Algún día Blogger le dará soporte directamente y todo esto se irá al garete
Ventajas:
  • Es muy fácil añadir las subetiquetas a los posts ya creados.
  • Tenemos etiquetas de verdad, a las que uno se puede suscribir. Los maltasianos estarán contentos. Y los amantes de las estadísticas.
Hay que hacer notar que, aunque pongamos mogollón de código condicional en el template, éste no se transmite y por tanto no hace que la página 'pese' más. Sí que puteamos un poco a los servidores de blogger, que son los que procesan el template junto con los datos del blog y crean el código html que es efectivamente transferido (el tiempo de proceso del servidor suele ser nimio en comparación con el de transmisión). Pero que se jodan. Haber dado soporte directamente, leñe.

Y ya está. ¿A que mola?. Yo no lo había visto en ningún blog de Blogger. Sólo hace falta que lo diga para que me salgan 15 ejemplos. Si alguien conoce una manera mejor de hacer lo mismo, que me lo diga, por favor.

Actualización

ha realizado en su blog una explicación detallada del segundo método. La pueden consultar aquí: Parte I, Parte II y Parte III. Si después de leerlos les queda alguna duda... ¡léanlo otra vez, porque está muy bien explicado!. Bueno, no, pregunten si quieren...

1 Si sí que lo hace y yo no lo he conseguido, dejen de leer, por favor. Y díganmelo, porque me he vuelto loco probando hasta decidir (yo solo) que no se puede.
2 Evidentemente, hay que emplear alguna palabra que no vayamos a usar en posts que no sean de esa subcategoría.


Posts relacionados

La Ronda #3: pagando la cuenta

Y bien, acabada la sobredosis de cervezas de este veraniego mes, llegó el momento de hacer recuento de jarras y de repasar todo lo que habéis aportado en esta Cata de cervezas.

Antes que nada, agradecer a todos vuestra participación. No las tenía todas conmigo porque, como se ha reconocido en los respectivos posts, este tema no era precisamente sencillo. Sin embargo la respuesta ha sido contundente y para mí ha sido un placer albergar esta Ronda repleta de ideas, sabores y descripciones.

Algunos se centraron en las cervezas de un país o incluso una región. Otros buscaron visitar muchos continentes o hacer un repaso de distintos estilos. Otros aprovecharon el maridaje... por tanto hay muchas formas de presentar todos los escritos de los participantes. Así que, para no enfadar a ninguno, respetaré el orden en que los posts fueron publicados. Bienvenidos a La Ronda.


El primero y más tempranero fue Iker, de Cervecerías de España. Iker nos prepara una cata de variedades belgas, donde además nos propone para cada cerveza alguna alternativa más accesible. Iker cata (¡al menos!) una Jupiler, una Hoegaarden, una Rodenbach, Duchesse de Bourgogne, Leffe Brune, Val-Dieu Brune, una Westmalle Dubbel y una Lindemans Kriek.

Se sumaron Boak y Bailey, que desde Londres nos prepararon una cata internacional donde consideraron que las cervezas debían ser fáciles de tomar y poder encontrarse fácilmente en botella (lo cual deja fuera muchas de las Real Ale británicas). Las cervezas a catar son: Hoegaardeen, Brooklyn Lager, St Austell, Schneider Weisse y Triple Karmeliet. Como se ve, es una cata in crescendo. En los comentarios también apareció el tema de si hay sabores en la cerveza más acordes al gusto de las mujeres (o de los hombres), tema que se ha repetido en otras conversaciones.

De la versión inglesa de la entrada de Boak&Bailey surgió un spin-off que por supuesto incluyo. Desde Alemania, Adeptus (que es irlandés) nos propone de todo excepto cervezas acordes a la Reinheitsgebot. Su lista empieza para que los fanáticos de la cerveza bávara se lleven las manos a la cabeza: Cantillon Kriek, Galway Hooker, Goose Island IPA, Fullers ESB y termina con una Gouden Carolus Classic.

Y llegó Chela que nos preparó una cata de cervezas españolas. Una cata muy especial puesto que nos propone, además de algunas de las mejores cervezas ibéricas, un acompañamiento para cada cerveza. Demuestra que hay vida en la cerveza española más allá de Cruzcampo y más acompañamiento que el de los cacahuetes. La lista empieza con Estrella de Galicia, Inedit de Damm, sigue con Alhambra 1925, Voll-Damm, Zaragozana Export, Sagres Bohemia y termina con Zaragozana Ámbar Negra y Rosita.

De allá nos fueimos a Portugal, donde el amigo VdeAlmeida de Ruivas, Louras & Morenas nos propuso una cata de muchos estilos con Pilsner Urquell, Hoegaarden, Baltika 6, Marston Old Empire, Duvel, Erdinger Dunkel, Triple Karmeliet, Chimay Bleu y termina con una Deus. Con esta cata hay que tener cuidado y beber despacio ¡porque uno puede terminar bastante mal!. Son nueve cervezas y Chela se queja... ¡no hay cervezas portuguesas!.

Y luego Ayalgueru, en asturiano y desde Londres se da un paseo internacional volviendo siempre a las islas empezando con Discovery Fullers, para luego irse a Tailandia y probar la Chang. Regresa con Sussex Harvey's Bitter, Oranjeboom Lager, Murphy's Stout y finaliza en Bélgica con Delirium Tremens.

Y ahora viene la opinión de un experto, que ha tenido el privilegio (ganado) de beer-vangelizar a muchas personas desde El Lúpulo Feroz. En CAAC nos dan las claves de lo que esperan y maravilla a los novatos en el mundo de las cervezas. Empieza con una buena Lager, Pilsner Urquell y luego empieza a sorprender: Hoegaarden, Faro Lindemans, Bass (de barril), Grimbergen Dubbel, Erdinger Pikantus y finalmente Tripel Karmeliet. Todo con la intención de borrar la idea de que hay dos tipos de cerveza: rubia como Mahou y negra como Guiness.

Cruzamos el océano para encontrarnos a Galápagos, miembro de la Logia Cervecera, que modifica ligeramente la idea y nos propone una lista de cervezas con la que ir aprendiendo a lo largo de los días, así que no tiene sentido la limitación de 8 cervezas. Se trata de una experiencia casi personal que se inicia con Isenbeck, Warsteiner, Schneider, Otro Mundo Golden Ale, Otro Mundo Golden Ale, Otro Mundo Nut Brown y Otro Mundo Strong Red Ale. De Antares toma la Kolsch, la Scotch y la Porter... aunque pueden seguir si quieren. Finalmente La Trappe Tripel y La Trappe Quadrupel finalizan toda un recorrido a lo largo de las cervezas.

El amigo Fivvix desde Etiquetas de Cerveza se decanta mayoritariamente por las belgas y nos propone una cata que empieza con la Maisel's Dampfbier pero sigue con Lindemmans Kriek, Hoegaarden, Grimbergen Dubbel, Op-Ale, Tripel Karmeliet, Chimay Bleue y propone para terminar la Licher alemana. En los comentarios descubrí que existen las plataformas La Gueuze no sabe a sidra y su antítesis La Gueuze NO sabe a sidra. Por experiencia y por las reacciones cuando he dado a probar, yo estoy en el primer grupo.

Luego vine yo, que intenté hacer una cata de transiciones entre sabores: empiezo sin embargo muy fuerte con Gueze Cantillon, luego Inedit de Damm, Primátor Svetlý, Liberty Ale, Schneider Weisse, Barbar Honey Ale y Tripel Karmeliet.

El Universo de la Cerveza nos propone otra cata para ir aprendiendo. y para ello se atreve a empezar por Heineken para luego ir subiendo el nivel. Continua con Grolsch y sigue con la cerveza de abadía La Trappe Dubbel. Luego prosigue con Gulpener para terminar con Bavaria 8.6.

Jorge Mario desde Colombia se nos une por primera vez. Se excusa con que a su país no llegan muchas cervezas de importación, pero ha realizado una estupenda selección. Como se acaba de incorporar ha recomendado 8 cervezas para las que ya tenía un post. La Trappe Dubbel, Blanche de Chambly, Reflets de France, Duvel, Tilburgs, Asahi, Ancla y Grolsch. ¡Todos esperamos que participes también en las siguientes Rondas!.

En Malta Nostrum también nos presentan una experiencia paulatina y personal, donde se intenta que las cervezas sean también sencillas de conseguir. Empiezan con Bitburger para comparar acto seguido con Pilsner Urquell. Le siguen dos tipos distintos de cervezas de trigo: Franziskaner y Hoegaarden. Y termina con dos cervezas características de abadía: Grimbergen tripel y Leffe brune.

Max continuó su labor incesante de promoción de las excelencias checas. Tras mucho pensar diseñó una cata de cuatro parejas de cervezas: Bernard Svateční Ležak - Primátor Weizen, Ferdinando Sedm Kuli - Primátor Polotamvé, Regent Tamvý Ležák - Herold Bohemian Black Lager, Vyškov Jubiler - Pardubický Porter. Max sorprende con una última recomendación no alcohólica (Bernard s Čistou Hlavou) y claro, surge la duda de siempre: ¿son las cervezas sin alcohol cervezas?.

Andrés, desde Culturilla Cervecera nos regala una cata donde priman los distintos estilos, empezando, eso si, por una cerveza local, A.K. Damm. Luego sigue por Erdinger Weissbier Dunkel y cede el paso a las Ales de estilo británico Anchor Porter, Coopers Best Extra Stout y Sierra Nevada Pale Ale. Cerrará la cata con Saison Dupont, no sin antes recomendar una Wesmalle Dubbel, Rochefort 10 o Titan. Es una cata que me atrae especialmente.

Embracing Darkness, de Hipos Urinatum, propone una cata para disfrutarla al original estilo de un menú culinario. Los entrantes son una Franziskaner Hefe-Weissbier y una Riedenburger Pils. Prosigue con una Marston's Pedigree y pasa a los platos fuertes: Duvel y Gulden Draak. El vino lo pone la Trappistes Rochefort 10 y la fruta Hoegaarden Fruto Prohibido. Para terminar el café con una Beamish Irish Stout. ¡Esta cata también de tomar despacio!.

Y por último y porque tiene bula, Pinar se apunta a La Ronda con una selección de cervezas bávaras. En su cata (que fue nuestra cata privada) nos cuenta qué tipo de cervezas se beben en esa región de Alemania, haciendo hincapié en las cervezas Muniquesas. Empieza por Augustiner Hell y la Spezial de Herzoglich Bayerisches Brauhaus Tegernsee. Sigue con Märzenbier de Hacker-Pschorr y Paulaner Salvator no sin antes recomendar una Schneider Weisse o Aventinus. Termina con una Schofferhofer Dunkles Hefeweizen y la Andechs Doppelbock Dunkel.

Actualización Catador se ha subido al tren de la Ronda un poco más tarde, pero con dos catas distintas, para compensar. la primera de cervezas alemanas, que son Rothaus Tannen Zäpfle, Licher Weizen, Berliner Kindl, Andechser Dunkel, Hoepfner Maibock, Andechser Doppelbock, Schneider Aventinus y Kulmbacher Schwarzbier. La cata más personal es la cervezas chilenas.

La cata incluye (y anoten para cuando visiten el país andino): Colonos del LLanquihue, Capital Pale Ale, Grassau Weizen y Szot Amber Ale. Luego Del Puerto Barba Negra, Kross Maibock, Chocolate Stout y Szot Stout Fuerte que componen un recorrido por los variados estilos que se elaboran en Chile. Verdaderamente deja con muchas ganas de probar estas cervezas.

En fin, poco más puedo decir. Creo que ha sido una Ronda tremendamente compleja y espero que les haya aportado tanto como a mi. Me gustaría resaltar que no creo haya mejores o peores propuestas: todas han aportado sus razones y en muchos casos se complementan. Se puede imaginar catas donde prime el maridaje, de cervezas de una región, de distintos estilos y países o de distintos estilos y el mismo país. Catas para paladares exigentes y para gente que no ha probado en la vida una cerveza.

Espero que si alguien, como yo, pretende realizar algún día alguna cata de cervezas para dar a conocer esta bebida se pueda inspirar en alguna de estas ideas aquí expuestas. Y que por supuesto, publique un post con su experiencias y nos lo cuente.

Ya saben que, invite quien invite, están todos convocados para la siguiente Ronda. No se corten en levantar la mano si tienen una buena idea. Les aseguro que es una tarea un poco cansada, pero que merece la pena.

¡Hasta la siguiente!

1 ¡Espero no haberme olvidado de nadie
Por cierto, muchas gracias a todos por adoptar el logo!
Posts relacionados