Brown Ale

Barlow Ailu Brown – Brown Ale
Por Demian Caral
Una Brown con cuerpo, balanceada y bien maltosa.
DO: 1054 DF: 1017 ABV: 4,86%
Granos:
10,10 kg Pilsen Cargill
00,40 kg Caramelo 60 L BAMalt
00,35 kg Brown BAMalt
00,15 kg Carafa 1 Wayerman
00,40 kg Carapils Wayerman
00,20 kg Caramunich 30 L Wayerman
00,40 kg Caraaroma 140 L BAMalt
Empaste inicial: 2,5:1 (Strike a 78ºC) mash a 65,5ºC 60’
Se agrega agua hirviendo, llevando el empaste a 3,1:1 y la Tº a 72ºC, manteniendo 72ºC 30’.
Recirculado 40’ llevando el mosto a 76ºC (mash out)
Lavado a 76-78ºC.Hervor 90’
Lúpulos:
Northern Brewer 7,2% AA ’60 (18 ibu’s)
Fuggles 5,6% AA ’15 (6 ibu’s)
Levadura Windsor
Fermentaciòn a 17ºC, 7 dìas.
Maduraciòn a 4ºC 30 dìas
Embotellado con 6 grs/lt
Esta es mi receta preferida de Brown Ale, fué mutando un poco de acuerdo a los lúpulos disponibles, siendo la combinación Northern Brewer-Fuggles mi favorita.
Las otras variantes fueron:
Cascade-Fuggles
Northern Brewer-Kent Golding
Mapuche-Kent Golding
Brewer's Gold-Glacier
En definitiva, la idea es adaptar la receta a los lúpulos disponibles en el mercado, siempre manteniendo los ibu's y apuntando a un lúpulo aromático que se asemeje a las variedades inglesas para la última adición.

Heineken no mezcla bien con religión

...si atendemos a las últimas noticias que corren por la red.

La cosa tiene su enjundia, y mucha tontería. Todo empieza cuando el Gran Wyoming, presentador irreverente y provocador (lo digo con admiración) le dio por hacer algunos montajes en su programa de La Sexta, El Intermedio, con la imagen de la Virgen del Rocío (u otra). Los montajes tienen su gracia, creo yo, pero supongo que a alguien molestarán, porque hoy en día resulta difícil no encabronarse por cualquier cosa, tan expuestos estamos a variados y luminosos estímulos. En 'El Intermedio' se lo pasan bien encabronando a todo tipo de colectivos. Desde defensores de los animales (por aparecer un borriquillo en el programa) hasta fanáticos futboleros patrios (por apoyar a Portugal en la Eurocopa). Pues bueno.

A la cosa se sumó Jordi Évole, que se hace llamar El Follonero, con un programa, también en la misma cadena, llamado Salvados por la Iglesia. En mi opinión el programa era bastante blanco y podría haber dado mucha más caña. Contradicciones la Iglesia tiene unas cuantas, no siendo la menor de ellas vestir a una palestina pobre, mujer de un humilde carpintero, de oro y plata para sacarla a pasear bajo caros bordados y con nombres distintos (como bien hizo notar Wyoming). Pero bueno, esa es mi opinión y no faltará quien me llame imbécil. ¿Qué tiene que ver esto con la cerveza, que es lo que de verdad importa?. En realidad nada porque lo que sigue es para mear y no echar gota.


Ante lo que muchos consideraron un tremebundo ataque contra la religión de los españoles (o la mayoría de ellos), una asociación, Hazte Oir, destacada en Internet por su activismo contra la política del Gobierno de Zapatero decidió lanzar una campaña de presión dirigida a las firmas que se anuncian en La Sexta. Todo muy normal, porque cosas de estas hacen los unos y los otros. Digo yo que si apreciaban delito o injurias en los programas de La Sexta podrían haber ido a los tribunales, como por ejemplo ha hecho Gallardón contra Federico Jiménez Losantos. O el doctor Montes contra Federico Jiménez Losantos. O el comisario Rodolfo Ruiz contra Federico Jimenez Losantos.

Pero quizá no vean tan claro que vayan a ganar o quizá no deseen saturar los ya saturados Juzgados españoles, por el bien de España. Así que se apuntan a pedir la retirada de la publicidad de grandes comerciales en la cadena de televisión anticlerical. Me parece bien. Y algunas de ellas ceden, o lo consideran justo y de recibo, o buscaban una excusa para no anunciarse en una cadena con baja audiencia, o consideran que por un tiempo ganarán la amistad de quienes frecuentan Hazte Oir... y deciden retirar los anuncios. Esos son El Corte Inglés, Seguros Ocaso, Fujitsu y Heineken.

Empieza el efecto boladenievevirtual, que de todos los atmosféricos suele ser el mas tonto. La plataforma Pezones Blancos (parodia de los conspiranoicos Peones Negros) contraataca, apoyada por la Federación Internacional de Ateos e inicia una campaña de presión a las marcas que han decidido no emitir en La Sexta. La campaña incluye el envío de misivas y la amenaza de boicot. Exactamente igual que la de Hazte Oir. Los de Hazte Oir replican con un comunicado donde 'denuncian' (de verdad no denuncia nadie, no sea que luego tenga que pagar multa y costas) la actitud de Pezones Blancos e insinuan que dan mucho miedo, porque no se sabe quien estará detrás de ellos (detrás de los Pezones Blancos, entiendo).

Y como esto se empieza a poner surrealista, vayamos a lo que nos interesa. Ignoro a qué directivo se le ocurrió dejar de anunciar Heineken en La Sexta, pero apuesto a que era holandés, porque no sabe en qué berenjenal se ha metido. Posiblemente no sepa ni lo que es meterse en un berenjenal. Toda esta historia ha sido narrada en directo desde meneame.net, que me juego un pie mueve más gente que la plataforma cívica de los que se hacen oir. Así que no estoy seguro de que, si la maniobra era táctica, les haya salido muy bien la cosa.

Pero yo no soy un gran directivo, porque si lo fuera estaría escribiendo un blog de cómo es la vida del rico y ofrecería consejos financieros condescendientes y humillantes1. Es posible que gracias a esta estrategia Heineken (y su filial Cruzcampo) sea elevada a los más altos altares del Rocío de por vida, donde la cerveza, por sus cualidades nutritivas (y embriagadoras) es el complemento ideal del peregrino exaltado. Quien sabe.

En cualquier caso, como la cantidad de tonterías elevadas a la consideración de intolerables ataques contra colectivos sacrosantos crece, el tiempo de vida y exposición de las mismas disminuye. Es la Ley de Harold-Flitch, que me acabo de inventar. Mañana tendremos a otro colectivo agraviado y la Red de redes, que amplifica todo lo que toca, le servirá de plataforma.

Y yo, que soy ateo, espectador de la Sexta y cervecero de pro, tercio y sentencio en este barullo, poniendo punto y final. No pienso beber más cervezas de Heineken. Y no por nada de lo anteriormente expuesto ni enlazado. Sino porque está mala, qué narices.

Lo dicho, que no pega cerveza y religión. Excepto en los monasterios belgas.

Actualización: la foto del templete de la Cruz del Campo que utilicé para el primer post no era, como yo creía Creative Commons. Pido perdón a su autor por no haberle pedido permiso para usarla. El material actual sí que está clasificado como Creative Commons y por tanto me parece que tiene más derecho a estar aquí.

1 Como por ejemplo: "Una gran idea es invertir 70000 euros en rupias, porque la estabilidad pakistano-india fortalece la economía en la región al tiempo que la misma contribuye a la paz en la siempre necesitada indochina".


Posts relacionados

Charla-degustación: Cervezas Trapenses y de Abadía





El próximo sábado 5 de julio brindaremos una charla con degustación dedicado a conocer un poco mas acerca de cervezas de abadía y trapenses.


Fuertes y complejos exponentes de la cultura cervezara de Bélgica.


Haremos un repaso sobre las características de estas cervezas tan particulares y exclusivas.


Como se elaboran, como se cuidan y se sirven.


Versiones secas y aperitivas. Versiones dulces y corpulentas, claras y oscuras. La importancia de las levaduras y la fermentación en botella.


Para participar de la charla-degustación, enviar e-mail a degustacionesbarlow@gmail.com



Pilsen, el oro líquido



Desde su nacimiento en 1842 hasta la fecha, el estilo Pilsen fuè sin duda alguna el mas difundido y ampliamente producido a travèz de todo el mundo. Evidentemente una de las claves para el èxito rápido y masivo, fuè su aspecto dorado, claro y brillante, sobre todo si tenemos en cuenta que hasta el momento de su creación todas las cervezas eran oscuras o tubias, pero serìa muy inocente creer que un estilo de bebida puede sostenerse en el tiempo solo por su brillo y color. Su cuerpo liviano pero definido, la suavidad de su sabor a malta y sobre todo el fresco y floral aroma a lúpulo, el balanceado amargor y su final seco la hacen una cerveza compleja y a la vez muy refrescante y fácil de beber. Esas características son sin duda las que definen el estilo y que deberían ser exigidas en toda cerveza que lleve en su etiqueta la denominación Pilsen.
Lamentablemente, el estilo es tambièn el mas bastardeado, y a lo largo de los años miles de cervecerìas denominaron Pilsen a alguno de sus productos cuando solo coincidìan con el estilo original en el color y el contenido alcohólico (entre 4 y 5,5% en volumen). El estilo nace en la ciudad de Pilsen, en Bohemia, actual Repùblica Checa, en aquellos años era dominada por el Imperio Austriaco. La variante alemana del estilo es ligeramente mas seca y atenuada, con menor presencia de sabores dulces procedentes de la malta, en ocaciones es tambièn ligeramente mas clara.Las Pilsens son cervezas todo malta, sin ningún tipo de adjuntos, en Repùblica Checa se utilizan maltas de cebadas cultivadas en Moravia y Bohemia y son secadas a temperaturas algo mayores que sus vecinas alemanas, ese es el motivo por el cual son ligeramente mas oscuras y algo mas dulces, el otro factor que contribuye al toque dulce en los ejemplos checos es la utilización de cepas de levadura algo menos atenuantes que las germanas, que tienden a estar totalmente fermentadas y sin presencia de azùcares residuales. Por el resto son muy similares (de hecho son un mismo estilo de cerveza). El proceso de cocciòn, fermentación y guarda es similar a ambos lados de la frontera. Casi siempre se usa el método de decocción en el macerado, se enfatiza la presencia de lúpulo tanto en el amargor como en el sabor y aroma, para los ejemplos checos es determinante la variedad Saaz, en tanto que sus vecinos se inclinan a menudo por los lúpulos de Hallertau. La fermentación se realiza a temperaturas realmente bajas, y la guarda (generalmente de 2 a 4 meses) se hace cercana al punto de congelamiento, este proceso resulta en cervezas extremadamente límpidas y delicadas.
Las Pilsen van muy bien con los pescados, sobre todo pescados blancos y magros cuando se los cocina rebozados en frituras. Tambièn los acompañan perfectamente cuando se los asa al horno o parrilla y en lo personal no descartarìa una Pilsen para comidas especiadas o picantes.
Obviamente que el estilo tambièn puede servirse solo o como aperitivo, luce muy bien servida con una buena corona de espuma en vasos o copas altos y aflautados o cónicos que permiten apreciar su burbujeo y su aspecto cristalino.
Fuera de Alemania y Repùblica Checa perfectamente pueden producirse excelentes Pilsens fieles al estilo, pero ciertamente es muy raro encontrarlas a nivel industrial o masivo.
En su libro ‘Designing great beers’, Ray Daniels sugiere como factores de èxito para producir Pilsens: Usar exclusivamente malta Pilsen de alta calidad, pequeñas proporciones de Carapils o Ligth Cristal se pueden incluir en versiones checas, para las alemanas solo Pilsen.
Agua blanda con bajo contenido de minerales para todo el proceso.
Macerar por decocción, temperatura de sacarificaciòn entre 66 y 67ºC.
No alejarse en la densidad original del rango de 1048-1050.
Incluir dos adiciones de lúpulo tanto para amargor como para sabor y aroma, acercarse a un amargor de entre 35 y 40 ibu’s. Elegir las variedades Saaz para versiones checas y Hallertau y Tettnanger para las alemanas.Usar cepas de levadura lager neutras, para versiones alemanas algo mas atenuantes.
Madurar en frìo (2 a 4ºC) no menos de un mes.
Pilsen segùn BJCP:
2. PILSNER 2A- German Pilsner (Pils):
Aroma: puede ser a grano, floral, a lúpulos nobles. Limpio, sin aromas frutados o a ésteres. Aspecto: pajizo a medio dorado, claro, con una cabeza de espuma blanca, cremosa. Sabor: vigoroso, seco y amargo. Sabor a malta bajo, aunque sabores a grano y discretamente dulzón es aceptable. El amargor domina el sabor hasta el finish y permanece en el retrogusto. Sabor a lúpulo puede variar de bajo a alto, pero debe ser solamente derivado de los lúpulos alemanes. Limpio, sin sabores frutados o a ésteres.
Sensación en boca: cuerpo liviano a medio, media a alta carbonatación.
Impresión general: cerveza fresca, límpida cuyas características prominentes son el amargor de los lúpulos alemanes acentuados por sulfatos del agua.
Historia: una copia de la Pilsner Bohemia adaptada a las condiciones de producción en la Alemania Central y del Norte.Comentario: más seca que la Pilsner Bohemia, con un amargor que tiende a persistir más en el retrogusto, debido a la alta atenuación y el uso de agua con alto contenido de sulfatos.
Ingredientes: malta pilsner, variedades de lúpulos alemanes, agua medio sulfatada.
Estadísticas vitales: IBU: 25-45; SRM: 2-4; DO: 1044-1050; DF: 1008-1013; alcohol:4-4.5%.
Ejemplos comerciales: Paulaner Premiun Lager..
2B – Bohemian Pilsener:
Aroma: rico, compuesto de malta y el bouquet floral del Saaz. Algo de diacetil puede estarpresente, pero no es necesario. Límpido, sin ésteres frutados.
Aspecto: dorado muy pálido a dorado tostado profundo. Brillante y clara, con espuma cremosa y persistente. Sabor: rico y complejo, combinado con un pronunciado amargor del lúpulo Saaz. Es aceptable moderado diacetil. El amargor es prominente, pero nunca áspero y no llega a persistir. El retrogusto está balanceado entre la malta y el lúpulo. Claro, sin ésteres o carácter frutal. Sensación en boca: cuerpo medio, carbonatación media. Impresión general: fresca, compleja y bien redondeada. Historia: fabricada en 1842, este estilo era la original cerveza clara, poco coloreada.
Comentario: se usa malta de Moravia y decotcion para su carácter rico y maltoso. Lúpulo Saaz y agua con bajo contenido en sulfatos y carbonatos, que proporciona un perfil blando. La levadura tradicionalmente usada, a veces proporciona una nota de diacetil. El uso de dextrinas proporciona un cuerpo adicional, y el diacetil aumenta la percepción de paladar lleno. Ingredientes: agua blanda con bajo contenido de sales, malta de Moravia, lúpulo Saaz y levadura checa.
Estadísticas vitales: IBU 35-45; SRM 3.5-6; DO: 1044-1056; DF:1013-1017; alcohol:4.2-5.4%. Ejemplo Comercial: Pilsner Urquell.

Taller del 21 de junio

Finalizada la cocción....momento de servir unas pintas para los participantes....




Incio del taller, en la mañana del sábado, terminabamos de llenar el macerador y hacíamos un repaso de como se había iniciado y como continuaría el proceso. En éste caso estabamos elaborando una Pilsen, 100% malta Pilsen y lúpulos alemanes. En éste momento fermenta a 9°C, una vez finalizada la fermentación primaria vamos aelevar la T° hasta cerca de los 16-18°C para el 'diacetyl-rest', luego la cerveza será trasvasada a cornelius y llevada a 1°C para su maduración de unas 10 semanas, estaremos probandola para inicios de la primavera.

Hacia el comienzo de la tarde, habíamos finalizado el proceso, el mosto ya estaba en el fermentador dentro de la heladera para su fermentación, el equipo ya estaba limpio, de modo que era el momento de tomarnos un descanso, degustar una rica focaccia, en este caso rellena de cebollas, morrones, panceta, queso y aceitunas. La acompañamos con unas pintas de American Pale Ale fresca y aromática, elaborada con lúpulo en flor.Hacia el comienzo de la tarde, habíamos finalizado el proceso, el mosto ya estaba en el fermentador dentro de la heladera para su fermentación, el equipo ya estaba limpio, de modo que era el momento de tomarnos un descanso, degustar una rica focaccia, en este caso rellena de cebollas, morrones, panceta, queso y aceitunas. La acompañamos con unas pintas de American Pale Ale fresca y aromática, elaborada con lúpulo en flor.













La Ronda - La peor cerveza de mi vida

La Ronda es como se ha llamado a la variante hispano americana de The Session. La iniciativa consiste en ponernos de acuerdo para escribir sobre cierto tema. De este modo nos conocemos un poquito más y sabemos de las opiniones de cada uno. Este mes, el Filósofo Cervecero nos propone otro de recuerdos: describir la peor cerveza que recordemos. Pues venga, a hacer memoria.

Es un poco difícil escribir sobre esto, porque entiendo que no se trata de conocer las manías o gustos de cada uno, sino de asociar un momento a alguna cerveza que nos desagradó profundamente. Cervezas malas hay bastantes, bastantes más que buenas, creo yo y de la mayoría de ellas ni me acuerdo hasta que las vuelvo a ver. Por suerte, conservo una colección de etiquetas de cervezas que he probado, que creo que me ayudará.

Así que descartando las cervezas malurrias de gran consumo (lease Cruzcampo), quitando estilos que no van conmigo y alguna birra que sospecho estaba en mal estado, la cerveza más mala que he probado es...


Riedenburger Weisse. Cerveza ecológica, alemana de trigo. No contento con ello también he probado la Riedenburger Pils, que en Ratebeer no obtiene mejores resultados que su hermana.

Las probé en (distintas) ferias alternativas, que son eventos caracterizados por tener un montón de cosas que parecen deliciosas, son caras y al final no están tan deliciosas. No sólo eso: es que era la única que vendían en la paraeta de comida y su tamaño es de medio litro. Lamento no poder decir por qué no me gustó nada (la probé hace demasiado tiempo) pero de vez en cuando nos juntamos los presentes aquel día y decimos: "¿os acordáis que mala estaba la cerveza esa de la feria alternativa?". Y todos nos acordamos.

No he probado ni una sola cerveza ecológica que me haya gustado especialmente. En Alemania el tema de la ecología lo tienen muy entre ceja y ceja y me parece genial. Poseen hasta tres tipos distintos de contenedores de vidrio, lo cual llega a ser alucinante, envidiable (y hasta inquietante). Con la cerveza ecológica pasa que, por muy natural que sea el cultivo de tus ingredientes y artesanal el proceso de producción, nada te garantiza que los ingredientes sean de calidad y el proceso esté controlado por un buen maestro cervecero. Como la marca ecológica vende a menudo sólo por llevar esa etiqueta (fíjense sino en las ferias alternativas), pues es posible que se descuide un poco la calidad de producto. Eso no quita que existan cervezas ecológicas muy buenas. Si alguien conoce alguna, que me la recomiende.

Hay otras muchas cervezas que no me han gustado. Por ejemplo, estando en México pude comprobar de primera mano que la Corona de allá está casi tan mala -para mis gustos- como la Coronita acá. No esperaba gran cosa de la cervezas de allí, más que nada porque yo sólo me movía por zonas turísticas y no pude ir a bares 'de verdad'. Lo más distinto de las lager rubias tan comerciales que probé fue Leon Negra... que también pertenece al grupo Modelo. Por desgracia, no he probado grandes cervezas de Sudamérica, así que cuando leo las entradas de la Logia Cervecera dedicadas a microcervecerías se me ponen los dientes largos.

Y ahora que me he puesto a recordar, tengo otra cerveza que me pareció malísima. La pedimos en un centro comercial, en un bar que ponía Cervecería. En la cervecería tenían dos cervezas: San Miguel y Miller Genuine Draft. Pedimos, claro, esta última y me pareció infumable. O in-bebible, en dos palabras. No entendí cómo alguien podía exportar eso sin probarlo primero. Por suerte, me he reconciliado con la cerveza americana al probar Liberty Ale, una cerveza de aroma floral, con un pequeño toque cítrico pero seca y con un amargor punzante y extraordinario al final. ¡Esa la he probado hace menos y me acuerdo mejor!.

Hay otras cervezas más amargas, que podrían ser consideradas las peores cervezas de la vida. Hace mucho, mucho tiempo, me dejó una novia (que cosa más rara, ¿no?). Yo no me lo esperaba, la verdad. Tras la ruptura me fui a casa de Pinar y le dije: "Pinar, baja, que me ha dejado la novia". Y nos fuimos a un café a hacernos unas cervezas. No recuerdo exactamente la marca, pero da igual: esas están entre las mejores cervezas que he tomado en la vida.

[En posts relacionados están los enlaces al resto de entradas publicadas (hasta el momento) de La Ronda]

Ratebeer es uno de los mejores lugares para conocer cervezas, especialmente para descubrir que los EE.UU. tienen más cervezas aparte de Bud, Miller y Coors.

Posts relacionados

Ha muerto Saban Bajramovic


No tenía pensado escribir un post sobre esto, claro. Y poco puedo decir yo de uno de los más grandes. Uno de los padres de la música gitana, tan venerada en este blog, ha muerto.

Copio aquí la necrológica publicada en El País (por Fernando Neira), donde me he enterado, hoy mismo, de la noticia.


El cantante, actor y poeta Saban Bajramovic, al que en la comunidad romaní se le conocía como "el rey de la música gitana", falleció el 8 de junio en un hospital de Nis (Croacia), a los 72 años. Responsable de más de 20 álbumes al frente de la banda Crna Mamba, con la que recorrió medio mundo, pasó casi todo el último año de su vida hospitalizado a raíz de un infarto que sufrió en 2007.

Saban fue una influencia mayúscula para Goran Bregovic, el más popular de los compositores balcánicos, pero padeció una vida a menudo miserable y en las últimas entrevistas se lamentaba de que, tras 44 años de profesión, apenas tenía amigos ni visitas. Suyas son canciones como Vasilica, Maruska, Ederlezi avela, Neverna zena y, sobre todo, Djelem djelem, un himno para la etnia gitana de todo el mundo. Su trayectoria se resumía en el disco A gypsy legend, que el sello holandés World Connection publicó en 2005.

Se educó en la calle y su vocación musical se cimentó en la prisión croata de Goli Otok. Había desertado del Ejército y el tribunal le impuso cinco años y medio de cárcel. "La celda fue mi universidad", repetía sobre aquella etapa, cuando empezó a componer y perfiló su visión escéptica y dolorida del mundo. "Mi salud ha sido mala y mi vida, peor", aducía.

Saban y su mujer, Milica, tuvieron cuatro hijas, que acabaron viviendo lejos de la antigua Yugoslavia. Su ausencia inspiró las tristes melodías que el padre compuso hasta poco antes de morir.


No puedo añadir mucho. Fue una gran influencia para Goran Bregovic, sí, que quizá sea el más conocido de entre los exportadores del Balkan Brass. Pero también se ha criticado a Goran el haberse apropiado de algunas de las melodías más famosas de Saban Bajramovic. Y ya sabemos, que, contra lo que cuenta el texto, suya no es Djelem Djelem, aunque cantada por él te tocaba el alma1.

No pude escucharle nunca, pero no me volverá a pasar: prometo hacer lo posible disfrutar de los grandes músicos mientras pueda. Demasiado se pierde cuando se van.

Hoy, Djeli Mara, la melodía que inspiró Mesecina, la famosa canción de Emir Kusturika. Interpretada por Saban Bajramovic y Mostar Sevdah Reunion (que ya le han hecho su homenaje), en un curioso ensemble.

boomp3.com

1 Según El País, sí que compuso el himno, pero no es eso lo que pone ni en la wikipedia ni aquí. Tendré que investigar un poco más.

Acerca de su vida (en inglés). Mostar Sevdah Reunion.
Imagen de MSR.

Posts relacionados

Las onomatopeyas japonesas

Las onomatopeyas japonesas son unas de las características más curiosas y notables del idioma japonés. Pero primero repasemos un poco de lengua castellana...

Una onomatopeya es, RAE dixit una "imitación o recreación del sonido de algo en el vocablo que se forma para significarlo". Vamos que si yo digo 'El camión hizo mec-mec y luego ¡CRASH!' las onomatopeyas mec-mec y crash indican que el camión pitó y se la pegó luego. Otras veces las onomatopeyas son simbólicas como por ejemplo en: "Me molestaba con su blablabla".

En castellano, las onomatopeyas son un recurso accesorio, utilizado normalmente para enfatizar. En japonés, sin embargo, son completamente imprescindibles. Veamos cómo nos las podemos encontrar.


Hay dos tipos de onomatopeyas en japonés.

Giongo 擬音語: los giongo son onomatopeyas descriptivas de un sonido, al que imitan. Por ejemplo, el crash anterior sería un giongo. El problema es que las cosas allí no suenan como aquí. Por ejemplo, aquí, cuando escuchamos unas explosión (y en Valencia hay muchas) escuchamos pum o boumb. Allí escuchan dokan ドカン. Por cierto que los giongo los voy a representar en katakana. No es obligatorio, pero suele ser común encontrarlos de este modo (como en las viñetas de ejemplo).

Los animales, claro está, también suenan muy diferentes. Los perros en Japón hacen wan wan ワン, los patos gaa gaa ガーガー, los pájaros chi chi チチ, los gallos kokekokko コケコッコ y los cerdos... buu buu ブーブー.

Podría parecer que al final, como oídos tenemos para las mismas cosas, habrá el mismo número de giongos que de onomatopeyas típicas españolas. Pero no. Ellos tienen muchas más. Por ejemplo, cuando un objeto punzante duro choca contra otro suena gatsun. Si algo atraviesa algo un poco duro se escucha busu. Un sonido metálico de corta duración (clanc, pongamos) suena kan, pero uno de larga duración suena kachiri. Como para acordarse.

Además, algunos sonidos cobran significado por sí solos: tener hambre es pekopeko ペコペコ (que se supone que son los ruidos de la barriga). Estar nervioso es dokidoki ドキドキ, giongo que imita los latidos del corazón. Y así muchos otros.

Gitaigo 擬態語: Los gitaigo son onomatopeyas que imitan 'estados', los cuales pueden ser estados físicos (mojado, limpio...) o estados de ánimo (cansado, aliviado, nervioso...). No se pueden escuchar, claro. Así que los japoneses le echan imaginación.

Por ejemplo, cuando un hombre se queda atontado delante de una tía buena se llama deredere デレデレ. Y la palabra puede funcionar perfectamente como adverbio en una oración: Juan tomaba el café 'deredere' en compañía de Teresa. Por ejemplo. Así entendemos que Juan no se enteraba mucho de lo que le decía Tere, porque estaba atontado mirándola. Así hay muchas: estar muy borracho es berobero y muy cansado hetoheto. Sentirse fuerte es morimori

Algunos ejemplos de gitaigo que imitan estados físicos son jarijari (de textura arenosa), piripiri (para una comida muy picante) o shittori, si algo está húmedo.

Las onomatopeyas se utilizan con profusión y no es sencillo dominarlas, porque son muchas y algunas requieren ir acompañadas de verbos como suru -hacer- o da -es-. Además se parecen bastante unas a otras y puede ser fácil confundirlas. Así que debe ser del tipo de cosas que demuestran dominio del idioma. Y también hay que saber cuándo utilizarlas, ya que, como sabemos el japonés tiene muy en cuenta el grado de formalidad que empleemos.

Si alguien está acostumbrado a leer manga 漫画 (yo no) verá cómo el uso de onomatopeyas es constante y en ocasiones hasta decorativo. Por ejemplo, las imágenes que acompañan a este post corresponden al primer capítulo del manga Bleach. Las onomatopeyas aparecen en katakana y se deforman tanto que yo, que no tengo nada de nivel de japonés apenas puedo entender lo que pone. Y eso es porque:

Watashi wa nihongo ga perapera de wa nai 私は日本語がペラペラではない

Yo no hablo japonés con fluidez. perapera ペラペラ es otra onomatopeya, algo parecido a blablabla, que quiere decir que uno habla con facilidad. Por cierto, la extensión de Firefox que uso para traducir palabras se llama Perapera-kun, o "chico perapera". Y la verdad es que me viene de perlas: ¡pasas el ratón por encima de una palabra y te la traduce!. Internet es acojonante.

Y nada más. Un saludo y hasta la próxima.


1 Otro ejemplo: en Shin Chan, cada vez que la madre arrea un coscorrón a su hijo, aparece la palabra genko, que corresponde al sonido de un puñetazo

Japonés en viñetas. Norma editorial.
Imágenes de Bleach de Bleach Exile

Posts relacionados

Djelem, djelem: el himno gitano

Alguna vez me he quejado de la música gitana que se hacía en España. Aunque no lo decía en serio, porque al fin y al cabo la música no es más que parte de la historia y evolución cultural de un pueblo o región. Aquí nació el flamenco de la confluencia compleja de ritmos y melodías, árabes y sefardíes, principalmente, con el aporte de muchos otros géneros y pueblos. No hay nada de malo en ello y los gitanos han adoptado y aportado a esta música más que ningún otro grupo. Mi queja era más bien acerca de lo alejada que queda la música gitana del sur de España con la que se realiza en los balcanes y países del Este, que son dados a la fanfarria que tanto me gusta.

Sin embargo todos los gitanos, de aquí y allá, comparten algunas cosas. La primera es que son un pueblo sin tierra. Se cree que la palabra gitano deriva de egipciano, que procede de Egipto. Procedan de donde procedan han sido, y posiblemente serán, un pueblo de gente errante, poco dada a establecerse y con facilidad para cambiar de lugar. Tienen también costumbres muy arraigadas (en algunos casos se diría que retrógradas) y una identidad y sentido de la libertad muy propios. Esa identidad queda reflejada en su bandera, con la rueda de carreta vagabunda entre la tierra y el cielo y también en su himno.

Y hoy, en una nueva parada musical, hablaremos del himno de los gitanos.


El himno de los gitanos se llama Gelem Gelem (Anduve, anduve), o Djelem Djelem, o también Zhelim Zhelim, Opré Roma y Romale Shavale. Yo lo he encontrado más veces con el segundo título. Tras escucharlo en distintos discos de varios artistas (Esma Redzepova, Ljiljana Buttler, Saban Bajramovic...) supuse que tendría cierto significado especial.

Y así es. El himno gitano fue oficialmente reconocido como tal en el primer Congreso Internacional Gitano, celebrado en Londres, en 1971. Como pasa con todas estas cosas, su procedencia no está del todo clara. Es posible que se trate de una melodía rumana, adoptada más tarde por los gitanos serbios. En cualquier caso el músico yugoslavo Jarko Jovanovic escribió sobre ésta la letra (retocada en el segundo congreso en 1978) y ésta fue aceptada, con el tiempo, por unanimidad.

La letra dice así (aunque han sido muchas las versiones libres que de ella se realizan):

Gelem, gelem lungone dromensar
maladilem baxtale Rromençar
A Rromalen kotar tumen aven
E chaxrençar bokhale chavençar

A Rromalen, A chavalen

Sàsa vi man bari familja
Mudardás la i Kali Lègia
Saren chindás vi Rromen vi Rromen
Maskar lenoe vi tikne chavorren

A Rromalen, A chavalen

Putar Dvla te kale udara
Te saj dikhav kaj si me manusa
Palem ka gav lungone dromençar
Ta ka phirav baxtale Rromençar

A Rromalen, A chavalen
Anduve, anduve por largos caminos
Encontré afortunados romà
Ay, romà, ¿de dónde venís
con las tiendas y los niños hambrientos?

¡Ay romà, ay muchachos!

También yo tenía una gran familia
fue asesinada por la Legión Negra
hombres y mujeres fueron descuartizados
entre ellos también niños pequeños.

¡Ay romà, ay muchachos!

Abre, Dios, las negras puertas
que pueda ver dónde está mi gente.
Volveré a recorrer los caminos
y caminaré con afortunados calós

¡Ay romà, ay muchachos!

Por supuesto, es una triste canción y con tristeza se canta. La Legión Negra hace referencia a los comandos de las SS que se encargaron de la liquidación del pueblo gitano centroeuropeo, en lo que se conoce -poco- como porraimos. Los gitanos, junto con los judíos, negros, homosexuales y, en fin, todo aquel que fuera "diferente" a lo que debía ser el ideal de grandeza nazi fueron perseguidos, en muchas ocasiones con la complicidad de la población local. Y suele pasar que los perseguidos son más débiles, pobres e indefensos.

No es tan raro: sigue pasando. En el sur de Italia el pueblo gitano ha sido expulsado de sus barriadas. Los pobres del pueblo han saqueado las míseras pertenencias que los gitanos dejaban atrás. Los ricos mafiosos han quemado lo que quedaba: pronto podrán especular con el suelo. Allí sale barato, porque apenas es necesario construir casas con servicios mínimos (y lo sabe todo aquel que haya estado en el sur de Italia) y ni siquiera se asfalta el suelo. Gente que necesite un techo siempre habrá. Habrá quien diga que los gitanos son maleantes y delincuentes. Es posible que algunos lo sean. Más miedo da el Estado corrupto que permite la impunidad de los que escatiman servicios de recogida de basura y consiente que la mafia campe a sus anchas en Nápoles y Calabria. O en cualquier lado.

Bueno, una vez suelta la nota política, he encontrado, rebuscando por Internet, que Djelem djelem se baila. Según el autor1:

El Himno Nacional gitano se baila como Jeni Jol o como Tsifteteli, que puede usar como base los pasos de Jeni Jol, danzándose en forma individual o en parejas con improvisaciones de pasos, punteos y giros, ya sea en el lugar o girando alrededor de una pareja. Ambas son danzas de mujeres.


Hoy la música la ponen varios artistas. Como tengo para elegir, me quedaré con las de
Kokani Orkestar, que por supuesto realizan una versión instrumental repleta de metales y la del Lebrijano, quizá el más flamenco entre todos los flamencos españoles, que cierra su disco Sueños en Aire con este himno, acompañado de voces búlgaras (que no he logrado identificar). Refleja la música de allá y la de aquí.

Un saludo y disfruten con ella.

boomp3.com

boomp3.com

1 La verdad es que, teniendo en cuenta la mística de la danza en círculos que añade al resto del 'blog', no confiero demasiada veracidad a esta afirmación: es lo que tiene no citar las fuentes.

Flamenco. Wikipedia.
Pueblo gitano. Wikipedia.
Himno Gitano. (También de la wikipedia, un artículo mucho más completo que el inglés)

Posts relacionados

La historia de Kirin Brewery

Ésta es la tercera entrega de la historia de la cerveza y principales cerveceras japonesas. No podía ser menos en este blog de inspiración nipona. Por cierto que a medida que pasan las semanas ya queda menos para que retome el estudio del japonés. Prometo que los posts sobre este idioma volverán pues pronto.

Pero vayamos ya con la:

Historia de Kirin Breweries

Si mal no recuerdan, la historia de la cerveza en Japón comienza en Yokohama con la creación de la Spring Valley Brewery. Su fundador fue el malhadado aventurero estadounidense de origen noruego William Copeland. Éste había llegado a Japón en 1864 y había establecido un próspero negocio de lácteos y transportes. Vio que el número de sus trabajadores aumentaba y que estos, evidentemente, tenían sed. Adivinan lo que hizo, ¿no?.


Se cuenta que Copeland tuvo la idea de instalar una cervecería local en 1869, cuando vio bajar las aguas claras de las montañas de Amamuna. Tras un año de trabajo dio a luz a su primera cerveza: la Amamuna Beer-Sake. No le iba entonces mal a Copeland, porque la demanda de cerveza subió rápidamente esos años. En 1972 regresó a Noruega, se casó con su novia y la llevó a vivir a Japón.

Por desgracia su mujer fallecería poco más tarde. En 1884 Copeland, casi arruinado, cerró la Spring Valley Brewery y regresó a EE.UU. Sin embargo las instalaciones permanecieron y al año siguiente un grupo de de empresarios formado por extranjeros y japoneses decidió comprar y reabrir la fábrica: es el nacimiento de la Japan Brewery Company. Ya en 1884 se populariza la imágen de la marca en todas sus cervezas: un dragón de la suerte japonés o kirin 麒麟.

Resulta, por cierto, curioso que nosotros veamos una mezcla de dragón y caballo cuando los japoneses ven un ciervo-jirafa, según la traducción que se me ofrece. Lo que está claro es que es un animal mitológico y mágico. Un niño con virtudes de genio, por ejemplo, es un kirinji -麒麟児-.

Aunque en principio el capital y la mayor parte de recursos eran extranjeros, en 1907 la familia Mitsubishi adquirió todo la empresa e inició su rápida expansión por Japón. Ésta sólo se vio frenada por la destrucción de la fábrica de Yokohama en 1923, que sin embargo fue seguida por una rápida reconstrucción y ampliación.

Kirin vio sin embargo como su pujanza fue frenada por la centralización impuesta por Dai Nippon Breweries, la macroempresa que dio origen a Asahi, cuya historia ya contamos. La IIGM tampoco ayudó a la recuperación ni de la cervecera ni del país, evidentemente.

En los años 50, sin embargo, y tras la disgregación forzosa de imperio Dai Nippon, Kirin se alzó pronto como la primera cervecera, llegando a alcanzar el 60% de cuota de mercado. En un país como Japón eso es mucho y Kirin llegó a ser la segunda productora mundial a mediados de los años 60, por detrás de Anheuser & Bush. Y la situación de predominio se prolongó de este modo hasta que Asahi rompió el mercado con su exitosa Asahi Dry a finales de los 80. Pronto Asahi Dry se convertiría en la cerveza más vendida, por delante de la intocable Kirin Lager.

Kirin acusó el golpe y tuvo que cerrar tres de sus fábricas. Introdujo en el mercado nuevas Lagers, menos amargas y fuertes. Kirin también se apuntó pronto a la creación y venta de happoshu, cerveza con menor proporción de cebada. Sin embargo, a pesar de todos estos movimientos, la entrada de Asahi en el mercado de las flojas cervezas propició, en 2001, que Kirin perdiese su supremacía en el mercado japonés.

En la actualidad, el producto más exportado de Kirin es Kirin Ichiban, una lager comercial clara, seca, y bien lupulizada. Sin embargo, Kirin guarda sorpresas agradables en su Kirin Beer Village, un pequeño parque temático dedicado a la cerveza a los pies de la fábrica reconstruida en Yokohama. Allí se pueden degustar especialidades elaboradas en una microcervecería experimental de Kyoto, como la Kirin Alt: la visión japonesa de las cervezas de Düseldorf.

Y no es la única referencia alemana. A finales del siglo XIX la empresa estuvo bajo dirección germana. Muy posiblemente gracias a ello, Kirin fue una de las primeras cerveceras japonesas en elaborar una Lager negra inspirada en la Munich, o quizá en las cervezas de Köstritz, como quería pensar Michael Jackson. Esta cerveza ha sido imitada por todas sus competidoras. En fin, que todas las especialidades de Kirin, la cerveza de la jirafa voladora, pueden degustarse en el pub de la Kirin Beer Village.

Pub que se llama Spring Valley: todo un homenaje al desafortunado William Copeland.

Un saludo y hasta la próxima.

"Japón, La Cerveza del Sol Naciente" Bar&Beer, número I, vol. 2
El Libro de la Cerveza. Michael Jackson. Ed. Blume.
Origen de la imagen.

Posts relacionados